Y si tuviéramos voz y voto para decir lo que pensamos y no lo que quieren que pensemos, seriamos capaces de hacer temblar al más valiente de los valientes, porque no solo estamos aquí para vivir el mundo, y para hacer de esto algo mejor, sino que también estamos aquí para detener a los imbéciles que se creen más de lo que deben ser...

martes, 4 de octubre de 2011

chao



Y das demasiado, y al final para qué, para darlo todo por perdido. Porque a veces, por no decir muchas veces esperas demasiado de personas que no merecen ni la pena, y en esos momentos no merece la pena ni prestar atención a tu sentido común y debes actuar diciendo adiós a todo lo que te aferraba a esa persona, decirle adiós a todo lo que le diste, porque ya no volverá, y si te apresuras, quizás deberías decirle adiós a la persona triste y tonta que eres y que hizo que confiaras en él...

No hay comentarios:

Publicar un comentario